Morelenses integrantes de organizaciones civiles, no gubernamentales e intelectuales marcharon la tarde del martes por las principales calles del centro de Cuernavaca con la finalidad de condenar la ola de violencia que se vive en la entidad.

Lo anterior, para exigir a las autoridades municipales, estatales y federales el esclarecimiento del crimen de Juan Francisco Sicilia Ortega.

El lunes, siete jóvenes aparecieron maniatados y asesinados dentro de un coche Civic Honda. Entre ellos, estaba Juan Francisco, hijo del poeta y activista Javier Sicilia, colaborador de la revista Proceso. Los autores del crimen, según trascendió, habría sido el Cártel del Golfo (CDG).

Ayer, Juan Francisco fue velado por su familia.

SE MANIFIESTAN POR SEGUNDO DÍA

Con una demora de más de una hora, la marcha que inició en la iglesia del Calvario recorrió la calle Matamoros para concluir en la Plaza de Armas, donde se ubica el Palacio de Gobierno y ahí montar un mitin.

Al término de la marcha los inconformes colocaron de nueva cuenta veladoras y arreglos florales en la ofrenda que cumplió 24 horas de haberse colocado a las puertas del Palacio de Gobierno.

Decenas de morelense se unificaron uniendo sus manos para lanzar consignas como "Ni un muerto más", "Queremos vivir, queremos vivir", "Ni una muerta más".

En entrevista, comentaron que "nosotros, como parte de la comunidad artística, cultural y académica del estado de Morelos, manifestamos nuestro total repudio ante los hechos de violencia acontecidos en los últimos días".

"Nos negamos a estar entre el fuego cruzado de una guerra decidida unilateralmente por el gobierno de este país. Exigimos respuesta inmediata a las autoridades competentes", refirieron.

Finalmente los inconformes se unificaron para hacer una "cadena humana" en forma de circulo que permaneció por varios minutos en la Plaza de Armas.

EL GOBIERNO LAMENTA LA MUERTE DE SICILIA

Por su parte, Óscar Sergio Hernández, secretario general de Gobierno de Morelos, en nombre de Marco Antonio Adame, titular estatal, lamentó la muerte de los jóvenes y aseguró que el gobernador giró instrucciones para resolver el caso.

El funcionario dijo que se trabajan en varias líneas de investigación, junto con la PGR, actor coayuvante del caso, pero se negó a hablar de los avances pues todavía se está elaborando el expediente sobre el caso.

Pidió que el caso no se politice, pues en este momento lo que más se necesita es hacer un frente común contra la inseguridad y los grupos del crimen organizado. Según cifras de la Procuraduría estatal, en lo que va de 2011 han sido asesinados 94 personas por 16 en el mismo periodo de 2010, publicó Proceso.