Inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) de Quintana Roo clausuraron cuatro caminos y una glorieta a las afueras de Tulum, en la carretera federal Chetumal-Puerto Juárez, en la que se pretende construir un desarrollo inmobiliario.

El fallo obedece a que se afectaron más de 13 mil metros cuadrados de selva mediana subperennifolia, y porque la obra no contaba con las autorizaciones correspondientes de cambio de uso de suelo.

La inspección se llevó a cabo en atención a una denuncia que reportaba labores de desmonte de vegetación, presuntamente sin los permisos, lo que resultó positivo.

Los constructores abrieron cuatro senderos y una glorieta, lo que representó el corte de varias especies forestales que crecen en ese lugar, como la palma samia y palma chit, ambas clasificadas en la Norma Oficial Mexicana NOM-SEMARNAT-2011 en calidad de “amenazadas”.

Personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente efectuó una clausura total temporal de las actividades y obras realizadas.

Finalmente el delegado de la Profepa en Quintana Roo, Adrián Piña Herrera, comunicó que los caminos trabajados están en medio de la selva que rodea Tulum, a cuatro kilómetros de la carretera Chetumal- Puerto Juárez.