La prevención, a través de una póliza de seguros, es la mejor receta para proteger tu patrimonio, economía y seguidad de tu familia ante cualquier desastre natural, como las tormentas, huracanes e inundaciones que dejaron los fenómenos meteorológicos Ingrid y Manuel.

La Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) reportó que 95% de las viviendas del país no cuenta con un seguro, una cifra igual de las Pymes está desprotegida, mientras que siete de cada 10 autos circulan sin alguna cobertura.

Si tus bienes son parte de tales estadísticas, lo mejor es hacer un esfuerzo para contratar un póliza, pero si eres uno de los vacacionistas, familias o personas afectadas por Ingrid y Manuel, es necesario que revises las cobeturas que contrataste y hagas valer tu derecho al pago de los daños o pérdidas materiales que sufriste, recomendó Recaredo Arias, director de la AMIS.

“Si tienes un crédito hipotecario debes checar si tu póliza, que por ley es obligatoria, te ampara contra fenomenos hidrometeorológicos.

“Pero si cuentas con un financiamiento del Infonavit, no te preocupes, porque incluye una póliza contra los siniestros antes mencionados.

“Para hacer válido este último, es necesario que el crédito esté al corriente en sus pagos a la fecha del siniestro; en caso contrario, se inspeccionará la vivienda para determinar el monto de indemnización y el pago se hará hasta la firma de un convenio de regularización en los pagos por parte del acreditado.

En caso de ser un automovilista, apuntó Recaredo, aun cuando tengas una cobertura limitada, también puedes solicitar una indemnización por daños derivados de inundaciones, hundimientos o huracanes, debido a que tales efectos están contemplados en la figura de daños materiales de tu contrato.

En este contexto la AMIS garantizó que las aseguradoras tienen el respaldo financiero suficiente para responder a sus clientes e, indicó que, una vez que se acrediten y sean valuados los daños, cada empresa cubrirá las cantidades correspondientes.

¿Qué debo hacer para que la aseguradora me pague?

Daniel Sansores, director comercial de Daños de Axa y Héctor Moreno, investigador del Tec de Monterrey, te recomiendan:

1. Reporta los daños

Contacta a tu aseguradora a través del servicio de asistencia telefónica o acude a una de sus oficinas; identifícate, reporta el tipo de daño que sufriste, la ubicación del siniestro y solicita que un ajustador te asista para iniciar el procedimiento administrativo que te permita resarcir las afectaciones.

2. Qué documentos necesito

Debes presentar al ajustador tu credencial del IFE, licencia de manejo, si se trata de un automóvil dañado, comprobante de domicilio y el número de póliza, en caso de tenerlo anotado o saberlo de memoria. Si acudes a un representante legal, es indispensable presentar una carta poder.

3. Si vives en el DF y fuiste afectado

Debes seguir el mismo procedimiento. Si estabas de vacaciones, tienes una propiedad siniestrada o te encontrabas en la zona del desastre, pregunta a la aseguradora qué derechos tienes: pago de transporte, hospedaje, hospitalización y anticipos. En los primeros casos, debes presentar la factura correspondiente para recibir el reembolso.

4. Cuánto me deben pagar

Es necesario que revises tu contrato, las coberturas contratadas, suma asegurada y las exclusiones. De ello depende el tipo de daños que serán cubiertos. En el caso de los autos, todos están amparados al contar con el beneficio de daños materiales, aun cuando se trate de una cobertura limitada. Si sufres un abuso repórtalo a la Condusef: 5340 0999, en el DF o 01 800 999 8080, en todo el país.

5. Cubre el deducible

Para recibir los beneficios determinados en tu póliza, las empresas solicitan que tu póliza esté vigente y el pago del deducible. Para un coche, éste último equivale a 5% del valor comercial del mismo, en caso de daños materiales, y de 10% por pérdida total. En las viviendas, hay contratos que parten desde 1% o no lo tienen previsto.

6. Si no tienes un seguro, contrátalo

La mejor póliza cubre los riesgos más importantes que se registran en la zona donde vives: huracanes, inundaciones, sismos, terremotos, accidentes viales, hundimientos, incendios o robos. Antes de contratar, compara las cober-turas, costos, beneficios, exclusiones, plazo para resarcir los daños, formas de pago, políticas de cancelación y apoyos adicionales.

¿Por qué debo asegurar mi auto?

La firma Daimler Financial Services México responde que:

• El dueño de un auto sin seguro. Paga 90% más por los daños causados a terceros.

• La factura por servicios de hospitalización. Se dispara más de 90%.

• Los honorarios de un abogado, sin contar fianzas. Llegan a 300 mil pesos.

• Todo ello, más la reparación del auto. Se evita con una póliza de ocho a 12 mil pesos anuales y un deducible de 5 a 10% del valor comercial de la unidad.

¿Necesito proteger mi casa?

Octavio Novelo, director del sitio casachilanga.com señala:

• Una póliza de vivienda. Vale entre 40 y 60% de lo que pagas por la cobertura de tu auto.

• Protege tu patrimonio. Con coberturas que oscilan entre 22 mil y hasta 1.5 millones de pesos, que puedes utilizar en caso de inundaciones, robo, incendios, daños estructurales o sismos.

• En caso de un siniestro. Es posible recuperar la mayor parte de lo perdido, desde mobiliario hasta un techo seguro.