El origen que rodea a la Tierra es un misterio, aunque recientes investigaciones de la Universidad de Manchester han revelado que los meteoros que golpearon al planeta, hace millones de años, pudieron haber provocado la formación de la atmósfera y no los volcanes, como se pensaba.

El origen de los gases de la atmósfera de la Tierra ha sido mucho tiempo un rompecabezas que ahora parece tomar forma.

Greg Holland, de la Universidad de Manchester, Reino Unido, y sus colegas llegaron a una teoría nueva luego de recolectar gas kriptón del subsuelo de Nuevo México.

Encontraron que la huella química del manto era rica en, isótopos pesados de kripton, pobre en isótopos ligeros. Esta composición es muy semejante a la de los meteoritos que colisionaron al planeta cuando se estaba formando.

Por su parte, Chris Ballentine, coautor de la teoría, sugiere que hace 4.5 millones de años un cambio en la órbita de Júpiter pudo haber sacudido el cinturón de Kuiper, lanzando cometas de hielo a la Tierra.

Estos cuerpos de hielo tienen gas noble, muy parecido al de nuestro ambiente moderno.