Familiares y amigos, así como representantes de ONG's y madres de mujeres desaparecidas despidieron a Marisela Escobedo entre aplausos y lágrimas, según "El Diario" de Juárez.

EN SU HONOR
En la funeraria, diversas mujeres se cubrieron el rostro con burkas improvisadas con la intención, según declararon, de "reflejar al mundo el miedo que se vive en Ciudad Juárez".

Representantes de la ONU en México se entrevistaron con los deudos para mostrarles su solidaridad, tener conocimiento de los hechos en general y documentarlos, así como a ratificar su postura ante el homicidio.

ADELANTAN EL ENTIERRO
El temor de sufrir otro atentado obligó a la familia de Marisela Escobedo Ortiz a sepultarla este sábado a pesar de que la inhumación estaba programada para la tarde del domingo.

El cortejo fúnebre fue escoltado por varias patrullas de la Policía Única Estatal rumbo al camposanto.

Algunas personas, que tomaron la palabra durante la ceremonia, recordaron que Escobedo alentaba a otras personas para que llevaran a cabo sus protestas sin tener miedo y hasta las últimas consecuencias.

LA HISTORIA DE MARISELA

Marisela Escobedo fue victimada a balazos el pasado jueves por la noche tras 27 meses de exigir justicia por la muerte de su hija Rubí Marisol Frayre, quien fue asesinada y calcinada en 2008 por su novio Sergio Barraza Bocanegra.

A pesar de la confesión de la pareja, hace casi ocho meses fue puesto en libertad por un tribunal oral después de considerar que no había pruebas suficientes en su contra para mantenerlo preso.

La madre apeló la sentencia y comenzó una serie de acciones y marchas para protestar contra la resolución, incluso en Los Pinos en la Ciudad de México. La noche del pasado jueves fue asesinada frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua.