Juan Gabriel tiene en aprietos a la Ciudad de México pues su muerte ha provocado en los citadinos la necesidad de cantarle, de beber y brindar por el llamado Divo de Juárez. En redes sociales tomó fuerza la convocatoria para una “mega peda” este fin de semana en la Plaza Garibaldi y en el Zócalo capitalino para cantar las cientos de canciones del legado de Juan Gabriel, quien falleció el domingo pasado a los 66 años de un infarto fulminante. En la secretaría de Gobierno analizan ya la logística de una convocatoria que puede salirse de control y que podría provocar la activación errónea de protocolos policiacos que no le convienen en nada a los funcionarios del gobierno capitalino. Se analizan cortes viales, prohibir la venta de alcohol en la zona centro, instalar alcoholímetros en los alrededores de la zona centro y colocar policías de a pie en un cuadrante amplio.

Jesús Zambrano venció a Guadalupe Acosta Naranjo. Esa es la interpretación que los perredistas de la Cámara de Diputados hacen luego que el líder de los Chuchos, quien en septiembre dejará la presidencia de San Lázaro, le arrebatara la vicecoordinación de la bancada a Acosta Naranjo, quien al inicio de la legislatura movió cielo y tierra para asentarle un fuerte golpe a la corriente Nueva Izquierda, a la que perteneció y que ahora le regresa el garrotazo. Acosta Naranjo era de uno de los líderes de la corriente mayoritaria del PRD conocida como los Chuchos y ahora es uno de sus más fuertes críticos.

Aurelio Nuño, secretario de Educación, pidió a los senadores de PRI, literalmente, que por favor no se echen para atrás en la reforma educativa pues eso significaría ceder a chantajes de una minoría que no quiere adaptarse a los cambios que se requieren impulsar en el país. Nuño apenas se recupera del abucheo en el Estado de México que provocó que cortara sus discurso y se saliera en medio de gritos de “fuera, fuera”. El secretario de Educación comentó entre senadores que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación sigue presionando mucho con echar atrás la evaluación docente y que ahora “chantajea”, según él, con organizar bloqueos que vuelquen la ciudad el día del Informe Presidencial.

Alfredo Castillo, titular de la Conade, llevó porra a su comparecencia ante diputados federales. Lo que se esperaba fuera una “carnicería”, políticamente hablando, acabó en una reunión de horas y horas en las que deportistas, entrenadores y funcionarios invitados por él tomaron la palabra para agradecer el apoyo de la Conade y asegurar que desde que Castillo es el mandamás del deporte, todo esta bien y que los malos son otros. El PRI y el PVEM de plano no hicieron preguntas pues consideraron que todo estaba dicho. Castillo reiteró su disculpa por llevar a su pareja sentimental pero sostuvo que la ley le permite llevar a un acompañante por lo que no está fuera de regla. Habló de números y de recortes a los proyectos deportivos y pidió que se le llame a cuentas a los presidentes de las federaciones que tienen 20 o 30 años en los cargos sin que nadie verifique lo que gastan, cómo lo gastan o sus resultados.