Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, designó a los seis constituyentes que por ley le tocan y que se sumarán a la construcción de la primera Constitución de la capital, sin embargo, entre la clase política llamó la atención la inclusión de Alejandro Chanona, pues se interpretó como un guiño del jefe capitalino al eterno dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, lo que también se entiende en aras de construir un camino hacia la candidatura presidencial de 2018, Mancera está tomando decisiones que cobrará sus facturas en dos años.

 

Luis Carlos Ugalde, director de Integralia, dio a conocer el nuevo reporte legislativo del Congreso mexicano y para hacerlo el ex presidente del IFE fue hasta el Senado de la República para informarle a los propios legisladores las deficiencias encontradas. Los problemas, de acuerdo con el reporte, son reiterativos pero donde de plano no les gustó fue cuando se abordó el tema de las subvenciones que gastan sin comprobar. Tal vez por eso se entienda que al final de la exposición, Luis Carlos Ugalde se quedó solo en el salón atendiendo a los medios de comunicación, pues los hospitalarios senadores argumentaron que había una sesión ordinaria que se debía atender.

 

José Antonio Meade, secretario de Hacienda, ahora tiene que dar la cara sobre un Paquete Económico que no hizo, ni él ni su equipo pero que sí o sí tiene que defender. Muchos sectores tanto de la Iniciativa Privada como ciudadanos han pedido al gobierno federal recortar 50 mil millones de pesos más a los casi 300 mil millones que se ajustarán a la baja en 2017, pero la respuesta de Hacienda es un rotundo no. Nos aseguran que el cabildeo de Meade con el Congreso y con la IP ha sido minucioso y delicado pues por un lado no pretende enfrentarse y por otro pide tiempo y comprensión ante la situación que vive la dependencia con la abrupta salida de Luis Videgaray.

 

Carlos Joaquín, gobernador electo de Quintana Roo, está a unos días de tomar las riendas de un estado que literalmente está en quiebra. Esa fue la conclusión del equipo de transición de Joaquín quien reporta con preocupación un fuerte endeudamiento y servicios y contratos atrasados multimillonarios. Incluso, la opción de pedirle ayuda al gobierno federal no será viable porque en la administración de Roberto Borge se cancelaron los préstamos hacendarios pues no se cumplían con los mínimos requisitos en la administración de las participaciones locales y federales. Todo es un caos en las arcas del gobierno que por primera vez experimentará la alternancia partidista.