Las cortes estatales de Estados Unidos son la “vía apropiada” para resolver casos como el de la niña guatemalteca secuestrada dada en adopción, dijo hoy la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Señaló que “obviamente hay preocupaciones de privacidad” y legales sobre el caso de la niña Anyelí Liseth Hernández Rodríguez, tras la decisión de un juez guatemalteco en agosto pasado de ordenar su repatriación para devolverla a su madre Loyda Rodríguez.

La menor, ahora de siete años, fue secuestrada en noviembre de 2006 y dada en adopción en 2008 a una pareja estadunidense en el estado de Missouri.

Nuland dijo que cuando se hizo la adopción parecía ser legítima y los que buscan su repatriación están usando el argumento del tráfico de personas para vincular el caso al cumplimiento de tratados internacionales.

En la víspera, la vocera sostuvo que Estados Unidos no puede aceptar el caso bajo la Convención de La Haya sobre la sustracción internacional de menores porque el acuerdo no estaba en vigor cuando ocurrió el secuestro.

El acuerdo fue ratificado en 2007 por el Congreso guatemalteco y entró en vigor recién en 2008. Dos mujeres cumplen sentencias de cárcel en Guatemala por el secuestro y entrega de adopción de la menor.