De 2007 a la fecha, el crimen organizado logró recaudar 13 millones 209 mil pesos por los delitos de extorsión, fraude y amenaza en el municipio de Nezahualcóyotl, alcaldía en la que se ha disparado la violencia sobre locatarios de mercados públicos y pequeños comercios, publicó Reforma.

De acuerdo a testimonios recabados, los comerciantes de la zona centro del ayuntamiento se les cobra "rentas" de al menos 5 mil pesos mensuales. Pero cuando la estrategia requiere más efectividad, se usa el secuestro con una cuota de hasta 200 mil pesos. En el peor de los casos, al menos dos comerciantes han pagado con su vida.

Ante el avance de la criminalidad, algunos locatarios han tenido que cerrar sus negocios de forma definitiva, pues la presión que antes se ejercía vía telefónica y después con mensajes escritos, ahora se hacen con hombres armados en visitas personales.

La Agencia de Seguridad Estatal (ASE) abrió en septiembre de 2007 el departamento de Atención a Fraude, Extorsión o Amenazas vía Telefónica para atender los delitos. Desde ese momento y hasta febrero de 2011, se registraron más de 31 mil denuncias: 24 mil 256 por extorsiones; a fraudes, 5 mil 253, y mil 499, por amenazas.

Por estos delitos, a las víctimas se les exigieron 41 millones de pesos, de los que se pagaron 13  millones 209 mil pesos. La policía municipal detectó que las tres formas para conseguir la extorsión son: vía telefónica, mensajes escritos y de manera física con la presencia de hombres armados.

Según cifras de la alcaldía, las células del crimen organizado, vinculadas a "La Familia", llegan a extorsionar a 100 locales de diversos giros, como fuente de financiamiento a la labor del narcomenudeo, pero no se puede tener una estadística certera pues muchas de las víctimas no denuncian.