Rafael Cabrera, reportero de Aristegui Noticias que firmó el reportaje de La Casa Blanca del presidente Enrique Peña Nieto y recientemente la investigación sobre el supuesto plagio en la tesis,  fue presuntamente víctima de, por lo menos, un intento de espionaje, según confirmó The Citizen Lab (TCL), un laboratorio multidisciplinario de la Escuela Munk de Asuntos Globales, de la Universidad de Toronto, en Canadá.

Recientemente el TCL difundió una publicación en la que asegura haber encontrado evidencia de que el periodista mexicano pudo haber sido blanco de una intervención por parte del programa de espionaje ‘Pegasus’ de la empresa israelí NSO Group, que es reconocida mundialmente por tener la capacidad de hackear iPhones con un sólo click y que, de acuerdo con la organización Privacy International, ha vendido sus productos de vigilancia a instituciones de gobierno en México.

 

De acuerdo con la publicación del TCL, justo cuando estaba el debate sobre el reportaje de La Casa Blanca, Rafael Cabrera recibió extraños mensajes de texto supuestamente provenientes de la plataforma UnoTV en los que se le invitaba a dar click en hipervínculos. UnoTV desmintió de manera casi inmediata que los mensajes hubiesen salido de sus servidores.

 

Al ser contactado para hablar sobre los intentos de espionaje en su contra, el reportero de Aristegui noticias declinó hablar sobre el tema; sin embargo, en declaraciones para el medio estadounidense Motherborad, Cabrera dijo que estaba claro que alguien quería que él diera click en esos hipervínculos y que incluso estaban desesperados. El periodista mexicano también aclaró que no quiere especular sobre quiénes son los hackers, pero dijo que pueden ser del gobierno o alguien más.

 

Especialistas han explicado que este tipo de programas de espionaje son capaces de tomar por completo el control del teléfono del objetivo sin que éste se dé cuenta. Una vez instalados en el teléfono móvil, a través de un link abierto por el objetivo, estos programas pueden tener acceso a la cámara y al micrófono del dispositivo e incluso ser controlados a distancia para vigilar la actividad de quien es espiado.

 

El intento de espionaje contra el reportero antes mencionado confirmó las sospechas que muchos activistas y especialistas tenían sobre la posibilidad de que el gobierno o algún ente privado estuviera utilizando herramientas de espionaje contra periodistas o contra la población en general,  "es preocupante que se haya podido demostrar este tipo de técnicas de espionaje sofisticado, dejó de ser un rumor”, dijo Alberto Escorcia, especialista mexicano en redes sociales y coordinación general del sitio loquesigue.tv.

 

Escorcia asegura que "desde 2012 se sabe que opera espionaje masivo en México y que estas técnicas y estos casos son cada vez más frecuentes”. Datos de  Privacy International revelan que desde México se han hecho constantes compras de equipo o servicios de espionaje desde 2010; de acuerdo con esa organización internacional la compra más reciente realizada desde México se registró en 2015 a una empresa suiza por un servicio de 'intervención aérea’.

 

De hecho México se ubica como uno de los mayores clientes a nivel mundial de Hacking Team, una compañía italiana de hackers pagados que trabaja con agencias gubernamentales a nivel internacional. De acuerdo con datos de la firma italiana, en 2015 México fue su mejor cliente, ya que desde nuestro país se invirtieron más 5 millones de euros en sus servicios. Entre los clientes de Hacking Team en México destacan El Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), la Policía Federal, la Secretaría de Marina, Pemex, dependencias del Estado de México, Baja California, Tamaulipas y Nayarit; así como los estados de Jalisco, Querétaro, Puebla, Campeche y Yucatán.

 

La Secretaría de Gobernación y/o el Cisen (porque los toma como una sola instancia) se ubican en el ‘top ten’ de los clientes mundiales de Hacking Team ocupando la tercera posición con un gasto total de un millón 390 mil euros, durante el año pasado.

 

Escorcia reconoce que es difícil evitar caer en los programas de espionaje cuando te conviertes en objetivo; sin embargo, asegura que para protegerse de esta actividad se necesita reconocer que existe y tener disciplina “primero no hay que guardar información personal ni en el teléfono ni en la computadora, tampoco hay que dejar sin claves nuestros equipos.  Es muy importante guardar

Información sensible lejos de equipos que se conecten a Internet y seguir una disciplina de no dejar el teléfono y la computadora lejos de ti”, concluye.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Los cuestionamientos que le hicieron los jóvenes a Enrique Peña Nieto

LO MÁS VISTO EN VIDEO