Los elementos de la policía capitalina impondrán, a partir del próximo mes de enero, a toda persona que sea detenida para ser remitida ante las autoridades correspondientes un candado de manos conocidos como "esposas".

El jefe de la policía capitalina, Manuel Mondragón y Kalb, informó que estos candados serán aplicados a todos los detenidos así sean mujeres o menores de edad ya que el objetivo no es lastimarlos sino evitar riesgos con los probables responsables.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal agregó en entrevista que la aplicación de esta medida está prevista dentro del reglamento del uso de la fuerza y la utilización de las "esposas" está autorizada.

Explicó que una persona detenida, ya sea por su deseo de escapar o bien que se encuentre intoxicado o por su estado mental y que tenga los brazos sueltos se puede convertir en un riesgo para el policía, la ciudadanía e incluso para ellos mismos.

La dependencia detalló que los efectivos de la policía preventiva recibirán capacitación para el empleo de estas herramientas, de las cuales dijo que contará con aproximadamente seis mil piezas.