Luego del 9/11 Manhattan resurgió de las cenizas y se convirtió en un punto neurálgico de Nueva York. Los residentes dicen que la zona se ha vuelto más amigable para las familias y ofrece mayores opciones de venta