Los habitantes del DF son quienes pagan menos por el agua que consumen.

Según un comparativo hecho por el periódico Reforma, en la capital se pagan 2.38 pesos por cada metro cúbico, mientras que en lugares como Aguascalientes o Tijuana, el costo se eleva a más de 15 pesos por la misma cantidad.

En la Ciudad de México, por cada 30 metros cúbicos se pagan 71.40 pesos al mes; en Monterrey el pago es de 276 pesos.

De acuerdo con el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, si al líquido que llega a la capital le quitaran los subsidios y le sumaran los costos de operación que implica traerla de fuentes externas, los capitalinos tendrían que pagar 20 pesos por cada metro cúbico de agua.

Al Gobierno capitalino hacer que llegue hasta la regadera de las casas implica un costo de 10 mil millones de pesos al año y sólo recupera 3 mil 384 millones por el derecho y suministro del líquido.

Se tiene previsto una reestructuración en la cuotas en la Asamblea Legislativa para incorporarla al Código Financiero y quienes usen más agua, paguen más.