El nombre de Arturo Beltrán Leyva aparece en las listas de los narcotraficantes más buscados en el mundo. Es llamado "La Muerte", "El Barbas", "El Botas Blancas" y más recientemente "El Jefe de Jefes".

La Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de la Defensa Nacional lo señalan como el jefe máximo de la organización criminal que conformó con sus hermanos Héctor y Alfredo, este último, el único del clan detenido hasta hoy.

La PGR ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos a quien proporcionara información que sirviera para su captura pues es considerado uno de los tres narcotraficantes más poderosos de México.

Su "carrera" criminal la inició en Badiraguato, Sinaloa, donde tejió alianzas con otros narcotraficantes como Joaquín "El Chapo" Guzmán, Ignacio "Nacho" Coronel e Ismael "El Mayo" Zambada, quienes terminaron siendo sus enemigos.

De acuerdo con reportes de la PGR, la ruptura se produjo en febrero de 2008 debido a que la gente al servicio de "Nacho" Coronel dejó fuera de un negocio de drogas a Arturo Beltrán Leyva, lo que fue visto por este capo sinaloense como traición.

Entonces los hermanos Beltrán Leyva orjaron una alianza con el cártel del Golfo, liderado por Osiel Cárdenas Guillén y cuyo brazo armado son “Los Zetas”, para crear una nueva organización criminal que se repartiera el territorio mexicano.