La lombriz gigante de Palouse se está convirtiendo en un mito en esta región agrícola que va del oriente del Washington al brazo territorial de Idaho. Tan sólo su nombre evoca la imagen de un temible gusano sacado de una película, publica el sitio Puggal News.

Se dice que, cuando se la toca, la lombriz secreta una aroma semejante al de los lirios; que escupe a sus depredadores, y que vive en túneles de hasta 4.5 metros (15 pies) de profundidad. Pero sólo algunos han visto a este animal.

Los científicos esperan echar luz sobre el asunto en los próximos meses. Varios investigadores recorren la región de Palouse con la esperanza de saber más sobre las lombrices gigantes. Los conservacionistas quieren también que el gobierno del presidente Barack Obama proteja a esta especie, al considerársele en peligro, pese a que se ha hecho muy poca investigación al respecto.

La lombriz puede ser escurridiza, pero no hay duda de que existe, dijo Jodi Johnson Manyard, profesora de la Universidad de Idaho, quien encabeza la búsqueda de este animal. Para demostrarlo, sacó un tubo de ensayo que contiene los restos bien conservados de un gusano regordete y blanco como la leche.

Uno de los estudiantes graduados de la clase de Johnson Maynard encontró este espécimen en el 2005, y se trata del único ejemplo confirmado de la especie.

La lombriz en el tubo de cristal mide unos 15 centímetros (6 pulgadas) de longitud, mucho menos del metro (3 pies) que algunos observadores mencionaron al descubrir el gusano a finales del siglo XIX. Actividades de recolección documentada de la especie se han realizado sólo en 1978, 1988, 1990 y el 2005.

Los agricultores que trabajan la rica tierra de Palouse, un territorio de 0.81 millones de hectáreas (2 millones de acres), donde se siembra principalmente trigo, tienen también poca experiencia con esta lombriz.