La neumonía, enfermedad de Hillary Clinton, provocó polémica. Si bien es cierto es tratable, causó la muerte de un presidente de Estados Unidos.