Uno de los miembros de la Monarquía Británica -cercano a la Reina Elizabeth II- se convirtió en la primera persona en "salir del clóset" en el Palacio de Buckingham.