Manoseos, miradas lascivas, piropos sexuales y hasta exhibicionismo sufren las mujeres en el transporte público de la Ciudad de México.

Según el periódico El Universal, una encuesta de organizaciones no gubernamentales reveló que 90% de las féminas temer usar los medios de transporte públicos por desconfianza en las autoridades.

En el estudio se entrevistó a mil 579 usuarias de los Centros de Transferencia Modal (Cetrams) de Indios Verdes, Taxqueña y Pantitlán. Ahí la afluencia diaria de pasajeros es de aproximadamente un millón 125 mil personas que usan el Metro, autobuses, microbuses y taxis.

De las mujeres entrevistadas, la mitad dijo haber sufrido tocamientos y palabras ofensivas y despectivas sobre su persona.

Siete de cada 10 han recibido piropos de carácter sexual y 71% señalaron que hombres desconocidos les han mirado morbosamente el cuerpo. Una tercera parte de las entrevistas acusaron que un hombre se tocó los genitales frente a ellas y 15.7% declararon que un varón les mostró los genitales.

Además, 8% de ellas se percataron de que hombres les han tomado fotografías y 15% fueron perseguidas para atacarlas sexualmente. En 2.1% de los casos afirmaron que fueron obligadas a tener relaciones sexuales en el transporte público. Las encuestas se aplicaron durante el segundo semestre de 2008 y los resultados se terminaron de procesar a inicios de 2009.

Las entrevistas se aplicaron a mujeres mayores de 15 años que usan el transporte público cinco o más días a la semana. Los porcentajes de cada respuesta se usaron para calcular una cifra más amplia sobre las mujeres agredidas en los tres Cetrams.

De esta forma calculan que en 2008 alrededor de 16 mil mujeres fueron violadas en los paraderos de Indios Verdes, Taxqueña y Pantitlán; 443 mil sufrieron manoseos y 779 mil padecieron miradas morbosas.