Daniela Poggiali, una enfermera de 42 años, fue arrestada por oficiales de Lugo, al norte de Italia, después de la sospechosa muerte de una de sus pacientes, una mujer sana de 78 años. El día de ayer se vinculó a Poggiali con otras 37 muertes misteriosas.

El sitio estadounidense Gawker.com reveló que Daniela daba altas dosis de potasio a los pacientes a quienes consideraba “fastidiosos”. Las altas concentraciones de esta sustancia ocasionan paros cardíacos.

Los compañeros de trabajo de Poggiali notaron que la salud de sus pacientes empeoraba cuando ella estaba cerca. Unos la describen como a una mujer “fría” que dormía a los enfermos cuando la comenzaban a molestar, otros aseguran que al final de su turno daba laxantes a los pacientes para disgustar a otros enfermeros.

Poggiali ha sido detenida por asesinato. La policía investigó su casa y descubrió una foto de la mujer posando divertida al lado de uno de sus pacientes muertos.

Los expertos aseguran que la investigación del caso será complicada, pues los rastros de potasio desaparecen de los cuerpos días después de la muerte.