NUEVA YORK. El mundo no puede caer en la trampa de la demagogia ni del autoritarismo, alertó el presidente Enrique Peña Nieto en la 71 Asamblea General de las Naciones Unidas.

Ante el “sumamente grave” deterioro en América Latina al respaldo ciudadano a la democracia, según reveló una encuesta del Latinobarómetro, “el único camino viable, la única respuesta verdadera a una ciudadanía exigente es la propia democracia”, dijo.

En su participación ante más de 190 jefes de Estado y de Gobierno, abundó que la respuesta debe ser más apertura, más transparencia y mejor rendición de cuentas.

“Los gobiernos debemos ser capaces de escuchar y atender a una ciudadanía cada vez más informada y con mayores espacios para opinar y participar en los asuntos públicos”, expuso.

En su segundo día de participación en esta cumbre, el mandatario reconoció que “muchas sociedades se encuentran francamente insatisfechas con su condición actual. Esta situación aleja a los ciudadanos de sus autoridades, genera desconfianza en las instituciones y acentúa la incertidumbre sobre el futuro”.

Pero “la respuesta a la desilusión con la democracia está en la democracia misma. Los gobiernos debemos propiciar sociedades cada vez más incluyentes y participativas, en donde todos los ciudadanos disfruten los beneficios del desarrollo”, enfatizó en la asamblea plenaria de este organismo internacional.

Las redes sociales han permitido una mayor participación ciudadana y hacen de cada persona un potencial agente de cambio, ante lo cual “los gobiernos debemos esforzarnos más para comunicarnos mejor con la sociedad a la que servimos”.

“Comunicarnos para difundir los logros, para reconocer y explicar los desaciertos, pero sobre todo para definir juntos la ruta hacia adelante”, indicó en el último acto al que asistió en esta gira de trabajo.

El Ejecutivo federal se pronunció por promover el debate público, así como contrastar ideas y asumir compromisos comunes, mediante la utilización de las nuevas tecnologías de la comunicación, que cada vez son más cercanas y accesibles”.

Exhortó igualmente a hacer del reconocimiento de la pluralidad y del diálogo permanente, las vías idóneas para construir en democracia un mejor porvenir.

Habló sobre la importancia de contar con un mapa de ruta definido a partir de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que contienen metas muy claras sobre superación de la pobreza, igualdad de oportunidades, equidad de género, cuidado del ambiente, justicia y paz, “en la que todos los países debemos concentrar nuestros esfuerzos”.

Nuestro país ha reafirmado su vocación pacifista y su compromiso por alcanzar una paz sostenible en el mundo; acorde con esta posición y abonando a un clima de distensión y entendimiento en la región, “México reitera su llamado a levantar el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba”.

“La paz para ser duradera, debe ser sostenible. De ahí que el nuevo paradigma consista en centrar nuestros esfuerzos en la prevención de los conflictos con un enfoque proactivo, estratégico y de largo alcance”, dijo en este sentido.

En este marco el presidente de México reconoció el trabajo realizado por Ban Ki-moon al frente de la Secretaría General de la Organización de las Naciones Unidas, quien en unos meses dejará el cargo.

“México valora su entrega, desempeño y compromiso, pues gracias a su visión y liderazgo, en los últimos años se alcanzaron acuerdos de gran trascendencia para el futuro del planeta.