Los asaltos en el Estado de México son el pan de cada día de los habitantes de la entidad.

 
“Atracos” a plena luz del día, bolseadas en el transporte público, despojos violentos, son algunos de los modus operandis más comunes, pero Letra Roja fue testigo de una nueva forma de robar: fingir asaltos.
 
¿Cómo? Aquí te lo explicamos.

Fingen asaltos, lucran y roban
 
El pasado viernes, mexiquenses se encontraban formados esperando taxis cerca de la Avenida Central, en los alrededores del Metro Olímpica, cuando una mujer alterada se acercó y gritó que la habían asaltado.
 
La joven, de aproximadamente 20 años, lloraba desesperada diciendo que unos ladrones la habían atacado y despojado de sus pertenencias con violencia.
 
La mujer desesperada imploró a los transeúntes que le prestaran un teléfono para hacer una llamada a sus familiares y avisar que fueran por ella, pues tenía mucho miedo.
 
Una señora, madre de familia, sintió empatía con la joven y consternada por el delito que había sufrido la víctima le prestó su celular.
 
La mujer le dijo: “Toma hija, llámales” y la cínica muchacha le contesto: “Pobre pendeja, ya valiste madre”.
Inmediatamente un automóvil pasó y la supuesta “víctima” huyo ante la mirada atónita de todos los que estaban cerca.
 
Nadie podía creer la mala acción de la joven. La señora se quedó sorprendida y con mucho enojo pronunció: “eso me pasa por buena gente”.
 
Los vecinos de la zona, taxistas y pasajeros no pudieron hacer nada. Todo sucedió en escasos segundos, fue de manera tan inusual, nadie estaba preparado.
 
¿Qué harías tú frente a una situación así? Quizá pienses que la señora que prestó el móvil fue muy ingenua, pero, ¿tú no sentirías solidaridad ante una joven que te dice que la acaban de asaltar?
 
Este es un modus operandi que se practica en el Estado de México, quizá no es nuevo, pero si resulta indignante y sorprendente.
 
Si tú has sido víctima de esta “ingeniosa” forma de atraco o de alguna otra, cuéntanos. En Letra Roja nos interesa conocer tus denuncias y darlas a conocer.