Las autoridades hallaron el miércoles otros 26 cadáveres descompuestos en un terreno baldío de Durango, horas después que la Policía Federal rescató a 68 personas, entre ellos 12 indocumentados centroamericanos, secuestrados en Tamaulipas por presuntos miembros de un cartel de las drogas.

El espeluznante hallazgo en el transcurso de la Semana Santa se produce días después que la policía halló 10 cadáveres, otros tres cuerpos decapitados y cuatro cabezas cercenadas, la semana pasada en una fosa en Durango, estado que se ha convertido en un campo de batalla entre los cárteles de narcotraficantes, "Los Zetas" y de Sinaloa.

Al enterarse por versiones de que había restos humanos en el lugar, los investigadores estatales y federales iniciaron una operación conjunta para registrar el fraccionamiento Las Fuentes, en la capital del estado del mismo nombre.

En la búsqueda se hallaron 26 cadáveres, pero su estado de descomposición impedía su inmediata identificación ni tampoco poder establecler la causa de su muerte, dijo la procuraduría estatal en una declaración.

La fiscalía no respondió llamadas telefónicas ni informó si los restos humanos fueron hallados en fosas comunes tal como los 145 cadáveres hallados en Tamaulipas.

DURANGO Y TAMAULIPAS, DEL SECUESTRO A LAS FOSAS

Mientras que los cárteles de narcotraficantes con frecuencia usan esa modalidad cuando se deshacen de los restos de los rivales que ejecutan, muchas de las víctimas halladas en Tamaulipas eran pasajeros secuestrados que iban a bordo de autobuses parados al azar en el camino.

Previamente, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal informó el miércoles en un comunicado que las personas liberadas dijeron que fueron secuestradas cuando viajaban a bordo de autobuses de pasajeros o mientras estaban en una central de camiones en Reynosa, una localidad fronteriza norteña de Tamaulipas, el mismo estado donde en las últimas semanas fueron localizadas fosas clandestinas con al menos 145 cadáveres.

Las autoridades han dicho que probablemente varias de las 145 víctimas sepultadas en fosas habían sido secuestradas cuando viajaban en autobuses de pasajeros hacia la frontera con Estados Unidos.

Entre los 68 liberados el martes se encontraban ocho guatemaltecos, dos hondureños, un salvadoreño y un panameño. La SSP refirió que según el testimonio de los liberados, los secuestradores se identificaron como miembros del Cartel del Golfo.

Los 145 cadáveres fueron localizados en San Fernando, al sur de Reynosa, y su muerte ha sido atribuida a "Los Zetas", que mantiene una disputa con el Cártel del Golfo tras romper hace más de un año una alianza de casi una década.

Dos hombres de 24 y 30 años fueron detenidos en la operación que permitió la liberación de los 68 plagiados, señaló la SSP.

La dependencia refirió que los dos hombres intentaron ingresar a un domicilio de Reynosa al notar la presencia de agentes federales que realizaban una revisión en las inmediaciones. Dentro de la vivienda estaban los plagiados. Las autoridades decomisaron cinco vehículos, un arma larga, una pistola y varios cartuchos.

2010, EL AÑO DE LA VIOLENCIA CONTRA MIGRANTES

Tamaulipas, fronterizo con Texas, ha visto en los últimos meses un repunte de la violencia del narcotráfico, incluidas matanzas atribuidas a "Los Zetas". En agosto de 2010 fueron asesinados 72 migrantes en San Fernando, el municipio donde a principios de abril comenzaron a localizarse las fosas clandestinas antes citadas.

Hasta ahora 64 sospechosos están presos por sus presuntos vínculos con los homicidios de San Fernando. Entre los arrestados se encuentran 16 policías por presuntamente encubrir a miembros de "Los Zetas".

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha alertado sobre los riesgos crecientes de secuestro que enfrentan los migrantes al intentar llegar a Estados Unidos. En un informe especial sobre secuestro de migrantes, divulgado recientemente, el organismo señaló que los sitios de mayor riesgo para los indocumentados se localizan en 71 municipios de 16 estados del país.

Entre los municipios están San Fernando y Reynosa.