Un adolescente fue condenado el martes a tres cadenas perpetuas sin derecho a libertad condicional por abrir fuego el año pasado en la cafetería de una escuela secundaria de Ohio, dejando tres alumnos muertos y tres heridos.

T.J. Lane, de 18 años, tenía puesta el martes una camiseta que decía "asesino" e hizo gestos obscenos y se rió sarcásticamente. El mes pasado se declaró culpable de matar en febrero de 2012 a los alumnos en la escuela secundaria Chardon, al este de Cleveland. Los investigadores han dicho que admitió haber hecho los disparos pero dijo que no sabía por qué lo hizo.

Antes que el caso se presentara en un tribunal de adultos el año pasado, un juez de un tribunal para menores falló que Lane era mentalmente competente para ir a juicio, a pesar de pruebas de que sufre de alucinaciones, sicosis y fantasías.

Lane se mostró desafiante durante la sentencia, riendo con aires de superioridad durante la vista, en la que hablaron cuatro familiares de las víctimas.

Lane de desabotonó con calma su camisa azul para mostrar la camiseta que decía "asesino", que según el fiscal era similar a la que tenía puesta durante los hechos.

En un momento se volteó en la silla hacia donde estaban sus familiares y los de los fallecidos. Entonces pronunció una sola oración.

"La mano que aprieta el gatillo que mató a los hijos de ustedes ahora se masturba en su memoria", dijo, para entonces maldecir y hacer gestos obscenos a los familiares de las víctimas.

Dina Parmertor, madre de una de las víctimas, Daniel, dijo que Lane era "una patética excusa de ser humano" y le deseó "una muerte extremadamente lenta y tortuosa". Parmertor dijo que sufre de pesadillas y que su familia ha estado muy afectada por los asesinatos.

"Desde ahora en adelante, él solo será un asesino", dijo Parmertor, mientras Lane sonreía. "Quiero que sienta mi furia hacia él".

Los fiscales dicen que Lane llevó una pistola calibre .22 y un cuchillo a la escuela y disparó 10 veces contra un grupo de alumnos en la cafetería. Daniel Parmertor y Demetrius Hewlin, los dos de 16 años, y Russell King Jr., de 17, perecieron en el ataque.

Lane estaba en Chardon esperando un autobús para ir a una escuela alternativa para estudiantes a los que no les va bien en escuelas tradicionales.

Lane se había declarado culpable el mes pasado a tres acusaciones de homicidio con agravantes, dos cargos de intento de homicidio con agravantes y un cargo de agresión criminal.

Lane enfrentaba una sentencia máxima de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional. No lo podían condenar a muerte porque tenía 17 años en el momento de los hechos. Familiares de los estudiantes asesinados habían expresado que querían que los condenaran a la pena máxima. 

NOTA: Angélica Rivera es un "huevo" en Twitter

NOTA: Los Twinkies no desaparecen; volverán a las tiendas