Integrantes del colectivo Femen desafiaron las bajas temperaturas del invierno ucraniano para protestar en topless frente al Parlamento, al que acusaron de ser una dictadura.

Las mujeres comenzaron con una manifestación a las afueras del recinto legislativo, pero cuando iba a comenzar la primera sesión del órgano intentaron entrar, pero la policía detuvo a las inconformes y se las llevó.