Este lunes, habitantes de San Martín Texmelucan, Puebla, enterraron a 10 de las personas que murieron a consecuencia de la explosión provocada por una fuga en un ducto de combustible de Pemex ayer domingo.

La mañana de este domingo el sueño de los texmeluquenses fue violentamente interrumpido por una explosión. Poco antes de las 06:00 el suelo y las casas se cimbraron.

El combustible se había extendido por el río Atoyac que atraviesa el pueblo y así fue como el fuego llegó a varias calles.

En total murieron 28 personas y 32 casas quedaron totalmente destruidas. Otras 82 viviendas sufrieron daños. Las clases fueron canceladas y muchas personas fueron enviadas a albergues.

Diez miembros de una sola familia murieron calcinados por el fuego y fueron enterrados juntos este lunes.