Una corte de Francia revertió una prohibición de burkinis en Cannes, la primera de una serie de proscripciones locales este verano sobre los trajes de baño musulmanes que cubren todo el cuerpo de la mujer y que han desatado una agitada controversia dentro y fuera del país.

El tribunal de Niza concluyó que el decreto de Cannes viola las libertades básicas y es ilegal porque no hay riesgos demostrados para el orden público ni razones de higiene ni decencia para la prohibición en la famosa ciudad balneario de la Riviera, de acuerdo con una copia del fallo obtenida por The Associated Press el martes.

La decisión se da tras un fallo del máximo tribunal francés sobre una prohibición similar de los burkinis en la vecina ciudad de Villeneuve-Loubet, que estableció un precedente legal.

Luego que el Consejo de Estado anuló esa prohibición la semana pasada, grupos de derechos humanos dijeron que presentarían impugnaciones legales contra prohibiciones similares emitidas en unas 30 municipalidades. Se esperan más fallos en los próximos días a medida en que cortes locales realizan audiencias sobre los decretos.

El fallo sobre Niza es una victoria simbólica para los dos grupos de derechos humanos que presentaron la impugnación legal, toda vez que se esperaba que la prohibición en Cannes, emitida el mes pasado, terminase el miércoles por la noche de todas formas. Pero envía el mensaje a varios alcaldes que han dicho que no revocarán sus prohibiciones pese al fallo del máximo tribunal.

Mientras tanto, el debate nacional sobre el lugar del islam en este país estrictamente secular continúa. El primer ministro Manuel Valls, que respaldó las prohibiciones, se refirió de nuevo a la controversia de los burkinis con un comentario sobre Marianne, una figura alegórica de la República Francesa.

Valls dijo durante una reunión socialista en el sur de Francia el jueves que "Marianne, símbolo de la República, tiene el pecho desnudo porque alimenta al pueblo, no lleva velo porque es libre".

El comentario desató innumerables reacciones en los medios sociales. Mathilde Larrere, historiadora que se especializa en la Revolución Francesa, se burló de Valls en una serie de mensajes en Twitter que han sido repetidos: "¡Marianne tiene los pechos desnudos porque es una alegoría, idiota!".

TE RECOMENDAMOS: 

Peña Nieto y Trump se reúnen este miércoles en México

Mañana, nuevo precio de gasolina Magna y del diésel