El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, fue arrestado este martes en Londres, Inglaterra, por la Policía Metropolitana, informó la cadena británica de noticias BBC.

Desde el 29 de noviembre de este año, la organización WikiLeaks empezó a difundir poco a poco los 250 mil informes de diplomáticos estadounidenses filtrados a Julian Assange, en los que destacan fichas confidenciales de las diversas agencias de seguridad, embajadas y consulados alrededor del mundo, en lo que se ha denominado el "cablegate".

De acuerdo a los reportes iniciales, se trata de una orden europea de captura liberada el mes pasado, relativa a delitos de tipo sexual presuntamente cometidos por Assange en Suecia.

La semana pasada INTERPOL libró una orden de presentación y captura válida para todos sus países miembros.

La denuncia de estos delitos fue presentada por dos mujeres quienes acusan al ciudadano australiano de 39 años de edad de haberlas atacado el pasado agosto, cuando visitó Suecia, lo que Assange niega.

La detención fue hecha por los agentes policiales al filo de las 9:30 GMT de este martes, aseveró por su parte SkyNews.

Desde la semana pasada había trascendido que el fundador de WikiLeaks se encontraba en el sur de Inglaterra, pese a lo cual la policía británica no había ejecutado la orden de captura europea porque estaba esperando mayor información.

Ahora, tras ser recibida la noche de la víspera de parte de la justicia sueca, y el siguiente paso es la presentación de Assange ante la Corte de los Magistrados en Westminster este mismo martes.

El abogado de Assange, Mark Stephens, fue informado de la llegada de la información adicional la noche de este lunes, y en declaraciones previas, había indicado que su cliente estaba ansioso de limpiar su nombre y presentarse ante la justicia.

El fundador de WikiLeaks ha despertado una polémica mundial por la difusión de más de 250 mil documentos diplomáticos estadounidenses, que revelan las observaciones enviadas a Washington sobre sus países de asignación.

Desde que tuvo conocimiento de las a cusaciones de ataque sexual, Assange afirmó que se trataba de una estrategia de Washington para detenerlo debido a la filtración de los documentos.

En esta semana, la firma PayPal, subsidiaria de la página de subastas eBay, canceló la cuenta de WikiLeaks, por medio de la cual la organización recibía aportaciones monetarias o donaciones, lo mismo que hizo Amazon.

Al mismo tiempo, este lunes en Suiza, se congeló la cuenta de Assange por parte de la filial bancaria del servicio postal suizo, Postfinance, bajo el argumento de que el fundador de WilkiLeaks entregó “falsos datos sobre su domicilio”.

A los golpes monetarios se unen las descalificaciones de los gobiernos aludidos en los cables enviados por diplomáticos estadounidenses a Washington, pues consideran que la información es relevante y al final nada cambiará la relación con Estados Unidos.

Cinco medios internacionales comenzaron el último lunes de noviembre la difusión de esos materiales, mientras el sitio electrónico de WikiLeaks ha debido peregrinar por diversos servidores para mantener accesibles los documentos.