La Fiscalía de Messina, en el sur de Italia, investiga a dos ginecólogos que se pelearon mientras su paciente daba a luz por lo que, supuestamente, desatendieron a la joven cuando su cuadro médico se complicó.

Junto a los dos ginecólogos, Vincenzo Benedetto y Antonio De Vivo, acusados de lesiones culposas y omisión del deber, también están siendo indagados el responsable del equipo de maternidad del centro hospitalario, un anestesista y otro de los médicos que asistieron en el parto.

La investigación comenzó a raíz de la denuncia presentada por el padre del bebé, Matteo Molonia, quien sostiene que debido a la pelea los médicos tardaron más de lo debido en intervenir cuando su esposa, Laura Salpietro, sufrió una crisis respiratoria.

Considera además que debido a la negligencia de los doctores, el bebé sufrió dos paros cardíaco nada más nacer y fue necesario extirpar el útero de su mujer tras sufrir una fuerte hemorragia.

Aunque ambos evolucionan favorablemente, los médicos han establecido que las consecuencias del paro cardíaco sufrido por el bebé tan sólo podrán ser evaluados en el futuro.

Ahora los investigadores deberán determinar si los médicos actuaron incorrectamente y si fueron responsables o no de las complicaciones sufridas por su paciente y por el bebé tras el parto.