Según el reporte preliminar, el estallido de la granada dejó lesionado de consideración al uniformado Enrique Montelongo, quien fue llevado a un hospital privado para recibir atención médica especializada.

Elementos del Ejército Mexicano, así como de las policías Ministerial y local acudieron para brindar apoyo a los elementos de Seguridad Pública que se encontraban todavía de turno.

Las ventanas de una oficina de la corporación quedaron totalmente destruidas por el estruendo del artefacto explosivo, sin que se reportaran más heridos, añadió el informe.

Peritos de la Procuraduría de Justicia estatal realizan una investigación en el inmueble y en los alrededores, en búsqueda de la posible presencia de más explosivos.

Hasta el momento se desconoce la manera en que fue arrojada la granada contra la sede de la corporación.