La Mesa Directiva de la Cámara de Diputados decretó un receso tras un zafarrancho derivado del debate sobre las reformas al reglamento interno de San Lázaro que precisamente plantean evitar confrontaciones.

Desde tribuna el diputado del Partido del Trabajo (PT), Gerardo Fernández Noroña consideró que las reformas al reglamento inhibirán el debate legislativo, dejando a las cúpulas de los tres principales partidos la definición de la agenda. Además criticó al titular del Ejecutivo federal.

La diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Augusta Díaz de Rivera subió a tribuna para rechazar las críticas y calificó a Fernández Noroña de "simulacro de diputado" y "estúpido", lo cual encendió los ánimos de legisladores del PT y del Partido de la Revolución Democrática.

El presidente en turno de la Mesa Directiva, el panista Francisco Javier Salazar Sáenz se negó a conceder la palabra a Fernández Noroña y la diputada del PT, Teresa Guadalupe Reyes, para replicar las alusiones de la legisladores panistas.

Mientras, Reyes Sahagún exigía desde tribuna y sin sonido respeto para su correligionario.

Ante el desorden generalizado, Salazar Sáenz decretó un receso por lo que diputados de todos los partidos subieron a la tribuna para tratar de buscar un acuerdo.