La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró temporalmente 87 hectáreas afectadas por el incendio en la Isla de Holbox en Quintana Roo, debido a que existen indicios de que el siniestro fue provocado.

Personal de la Delegación Federal y de la Oficina Regional en Akumal de la Procuraduría, determinaron que hay evidencias de presencia humana antes del incendio, pues se observaron matorrales con marcas de pintura roja.

Los trabajos, que fueron en coordinación con personal de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), constataron que existe daño a la flora del lugar, ya que se afectó la capa orgánica de suelo hasta 6 centímetros de profundidad.

También se dañó el Chechen, Tissiche, Uva de mar, Limoncillo, Maguey y Oregano de playa.

La Profepa señaló que hubo un daño significativo hacia animales silvestres como: Venados, Mapaches, Ocelotes, Lagartijas escamosas, Iguanas rayadas, Tolok, Langostas, Cigarras, Pájaros carpinteros, Cenzontles, Charas yucatecas y al Hocofaisán.

Ante este hecho y a fin de prevenir otros ilícitos, la Procuraduría solicitará a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) no autorizar cambios de uso de suelo en los terrenos afectados durante los próximos 20 años, de acuerdo a lo establecido en la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable.

La sanción, contra quien resulte responsable, puede llegar hasta los 20 mil días de salario mínimo como multa, junto con las denuncias penales correspondientes que pueden llevar de 1 a 9 años de prisión.