Autoridades de Nuevo León informaron que el incendio del pasado viernes en el penal de Apodaca fue intencional, y que previo al mismo, los 14 reos calcinados fueron asesinados por grupos rivales.

El vocero de Seguridad en el estado, Jorge Domene Zambrano, señaló que por ello se investiga a cuatro internos y se detuvo a un jefe de custodios. En el siniestro también resultaron heridos 35 presos.

Indicó que esto se desprende de las indagatorias realizadas por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), tras el hecho registrado en el pabellón de psiquiatría del centro penitenciario de mediana seguridad.

En conferencia de prensa, indicó que a la par con la investigación de cuatro reos, Claudio Sánchez López, encargado de turno de custodios en dicho penal, fue detenido "por el delito en contra de la procuración de justicia".

Agregó que los estudios periciales indican que algunos de los reos del fuero federal muertos presentaban golpes en tórax y cráneo, de ahí la presunción de que fueron asesinados previo al siniestro.

Aseveró que a pesar de los hechos violentos, han tenido control al interior del penal de Apodaca, pero la falta de personal aunado al hacinamiento generan este tipo de riesgos.