Una líder de los boy scouts podría haber evitado mayores derramamientos de sangre al distraer a un integrista musulmán que decapitó a un soldado en una calle de Londres.

Ingrid Loyau-Kennett se apeó del autobús y dialogó con dos atacantes tras intentar ayudar al soldado tendido en la calle, pero descubrió que no tenía pulso y había fallecido.

La madre de 48 años habló con ambos atacantes, cubiertos de sangre, hasta que llegó la policía.

Loyau-Kennett dijo el miércoles por la noche y el jueves por la mañana a varios medios de comunicación británicos que regresaba de Francia y acudía a visitar a sus hijos en Londres cuando se detuvo el autobús debido al ataque.

Agregó que vio un automóvil accidentado y a la víctima tendida en la calle, que intentó socorrer por tener conocimientos de primeros auxilios.  Vio que el hombre había muerto cuando fue acorralada por los atacantes.

Contó que un hombre "con un gorro negro, un revólver en una mano y un machete en la otra se me acercó y le ordenó que se alejara del cadáver.

"Le pregunté por qué hizo lo que hizo", dijo la mujer según el diario The Guardian. "Respondió que mató al hombre porque era un soldado británico que mató musulmanas y niños en Irak y Afganistán. Estaba indignado que el ejército británico estuviera allí".

Cuando el atacante le advirtió que iba a matar a un policía cuando llegara la fuerza pública, le preguntó si era algo razonable e intentó distraerlo.

Luego habló con el otro atacante, callado y tímido, dijo.

"Le pregunté que si quería entregarme lo que llevaba en su mano, un cuchillo, pero no quería pronunciar esa palabra", agregó. "No quiso y le pregunté: ¿Quiere seguir haciéndolo? Me respondió que 'No, no, no'. No quise alterarlo", según The Guardian.

Loyau-Kennett dijo que no tuvo miedo y que los atacantes no parecían estar ebrios o drogados. Agregó que intentó mantenerlos ocupados para que no se excitaran más.

Se montó en el autobús poco antes de que llegara la policía, que baleó a ambos sospechosos, que fueron llevados a un hospital.

"Los agentes les dispararon a las piernas, creo", contó la mujer al The Guardian. 

IDENTIFICAN A ATACANTE

Uno de los sospechosos del asesinato de un soldado en Londres  es un británico de origen nigeriano convertido al islam que se radicalizó hace unos diez años, informan medios locales.

Ese hombre ha sido identificado como Michael Olumide Adebolajo, de 28 años, y fue a quien se vio, tras el ataque perpetrado ayer a plena luz del día en el barrio de Woolwich, sureste de Londres , hablando con varias personas congregadas, invocando a Alá, con las manos ensangrentadas y portando un machete.

En un video emitido por el canal ITV se ve al supuesto agresor hablando sin ocultarse de la cámara y justificando el ataque en nombre del islam.

FOTOS: Atacan a machetazos a soldado en Londres

FOTOS: Feminista en topless "recrea" suicidio en Notre-Dame

FOTOS: ¿Quién es la mujer más poderosa del mundo?