El secretario de Educación capitalino, Mario Delgado Carrillo, entregó los primeros bebederos a escuelas primarias del Distrito Federal, a fin de evitar el consumo de refrescos y combatir la obesidad infantil.

En un acto celebrado en la escuela primaria “Alberto Correa”, el funcionario capitalino exhortó al alumnado a hacer ejercicio y a tomar agua para evitar el sobrepeso y la obesidad, porque “eso no es bueno para la salud”.

Los llamó también a hacer ejercicio, a tener una alimentación balanceada, a comer frutas y verduras “para no estar gorditos”, toda vez que en México hay cinco millones de niños obesos.

Tras destacar que con medidas tan sencillas como instalar bebederos se puede combatir esos males, Delgado Carrillo aseguró que para el país se requiere, además de niños estudiosos, niños sanos.

El servidor público informó que antes de que termine el presente año estarán listos los bebederos en 300 escuelas, pues “vamos a provechar las vacaciones” para llevar a cabo esa tarea.

El secretario de Educación subrayó que es muy importante la pureza del agua y por ello se entregará al director de la escuela un certificado que avala que el agua que saldrá de los bebederos es ciento por ciento potable.

En el acto Delgado Carrillo solicitó a los infantes cerrar la llave de los bebederos después de usarlos para no desperdiciar el agua, por que “nuestro planeta se está quedando sin agua, se está secando y no queremos que se quede sin ella”.

Resaltó que el gobierno de la ciudad cumplirá el compromiso para 2011 de que todas las escuelas de la ciudad cuenten con bebederos para que todos los niños estén sanos, beban más agua simple, dejen de consumir refrescos y hagan ejercicio.