El poeta Javier Sicilia, a quien presuntamente el crimen organizado asesinó a su hijo en marzo pasado, convocó a una marcha nacional para el 8 de mayo y demandó la renuncia del gobernador de Morelos por su ineficacia para frenar la ola de inseguridad.

Sicilia había dado este miércoles como plazo para que las autoridades resolvieran el caso del asesinato de su hijo y de otros seis jóvenes, quienes fueron torturados y asfixiados y sus cuerpos abandonados en una zona conurbana de Cuernavaca, capital de Morelos.

Al no haber avances satisfactorios, Sicilia realizó este miércoles un mitin en Cuernavaca, donde convocó a una marcha nacional que se dividirá en tres etapas.

MARCHA EN TRES ETAPAS

El jueves 5 de mayo la marcha partirá de Cuernavaca a Ciudad de México, en un trayecto de unos 85 kilómetros que recorrerá a pie en dos días; el sábado 7 se instalará en el campus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el domingo 8 partirá hacia el Zócalo, la principal plaza pública del país.

La marcha se hará en silencio, anunció Sicilia en Cuernavaca, donde además informó que levanta la protesta que mantenía en esa ciudad desde el pasado miércoles. Sicilia, sin embargo, exigió la renuncia de varios altos funcionarios de Morelos, entre ellos la del gobernador Marco Antonio Adame, por "omisos, obedientes y cobardes".

Recordó que hace un año los carteles de las drogas asentados en Morelos llamaron a la población a no salir a las calles el 16 de abril de 2010, en lo que fue considerado "un toque de queda" de los criminales para realizar ajustes de cuentas en las calles.

Aquel día, las autoridades "no solo fueron omisas, sino hasta obedientes y cobardes. Ellas mismas cerraron temprano las instituciones públicas y dejaron a la ciudadanía a merced del crimen", afirmó Sicilia.

"Ese simple hecho, que se agrega a los más de mil crímenes sin resolver (entre los que están el de su hijo) me hace a nombre de la dignidad ciudadana exigirle a Marco Antonio Adame" y otros altos funcionarios y congresistas "omisos y corruptos" que "renuncien inmediatamente a sus cargos".

CONFIRMAN A CPS DETRÁS DE LOS HOMICIDIOS

Este jueves una fuente allegada a las investigaciones, por parte de las siete víctimas, informó de que las autoridades han identificado entre los presuntos asesinos de los jóvenes al líder del sanguinario Cartel del Pacífico Sur, Julio de Jesús Radilla, y a José Luis Luquín, quien trabaja bajo las órdenes de éste.

La fuente señaló que hay por lo menos diez implicados en el caso que ha sacudido a las sociedad mexicana y llevado a el poeta Sicilia a encabezar desde el estado de Morelos un movimiento para reclamar la captura de los asesinos y el fin de la ola de violencia que azota al país.

En las investigaciones realizadas a la camioneta donde fueron encontrados el pasado 28 de marzo los siete cadáveres, entre ellos el de Juan Francisco Sicilia, de 24 años, se lograron detectar 14 "huellas útiles", entre las que aparecen las de Luquín, dijo la fuente, pero no las de Radilla.

Estas huellas fueron comparadas con bases de datos que tienen las autoridades de seguridad.

Por la noche, la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) confirmó la información de que en estas muertes están involucrados Radilla y Luquín.

PGR OFRECE RECOMPENSAS MILLONARIAS

La titular de la PGR, Marisela Morales, dijo en un mensaje a medios de comunicación que la Fiscalía ofrece hasta diez millones de pesos a quien proporcione información que conduzca a la captura de Radilla y Luquín.

Además, ofreció tres millones de pesos a quien dé información que sobre otras personas que pudieran estar involucradas en estos hechos.

Radilla es un peligroso delincuente que ha asolado a la ciudad de Cuernavaca desde el año pasado, después de que fue abatido a tiros por infantes de Marina el capo Arturo Beltrán Leyva, en diciembre de 2009, y capturado en 2010 su líder de sicarios, Édgar Valdez Villarreal.