El general Manuel Farfán Carriola, recién nombrado jefe de la policía de Nuevo Laredo, Tamaulipas, ha sido asesinado junto a cuatro de sus escoltas y a su secretario particular, informaron fuentes policiales.

Junto al militar, que llevaba 33 días en el cargo de secretario de Seguridad Pública de esa urbe, se encontraron los cuerpos sin vida de sus cinco acompañantes sin que aun se hayan facilitado más detalles del suceso.

Los hechos se registraron entre las calles Venezuela y Plutarco Elías Calles a última hora de este miércoles.

En uno de sus últimos actos públicos, el 27 de enero Farfán presentó a la prensa un cartel con los retratos de las personas que supuestamente se dedican a estafar a compatriotas que regresan a México, medida que por primera vez se realizaba para exhibir a los presuntos delincuentes.

El jefe policial señaló entonces que las primeras víctimas de estos delincuentes -conocidos como "coyotes"- eran los mexicanos que regresan a su país desde Estados Unidos, a quienes estafan o defraudan con documentos falsos para la importación temporal de vehículos.

Dichos carteles informativos fueron colocados en diferentes cruces de Nuevo Laredo y en el Consulado General de México en Laredo, Texas, con la finalidad de prevenir a los turistas que ingresan a territorio mexicano.

Farfán había sido uno de los nueve militares que desde este año se hicieron cargo de la seguridad en otros tantos municipios del estado de Tamaulipas que desde el año pasado han sufrido enfrentamientos de bandas del crimen organizado que luchan por el control del territorio.