La Fiscalía General de Justicia reportó la muerte, por disparos de arma de fuego, de tres adolescentes residente en El Paso, Texas, ocurridas durante el pasado fin de semana en esta ciudad fronteriza.

Padres de los menores de edad, identificados como Carlos Mario González Bermúdez de 16 años, César Yalín Miramontes Jiménez de 17 y Juan Carlos Echeverry Junior de 15, reclamaron los cuerpos en la dependencia estatal.

Al tiempo exigieron una explicación de las autoridades acerca del triple homicidio, luego de argumentar que eran inocentes, y que sólo 'comían tacos' frente a un lote de autos.

Según los primeros reportes policiales, al lugar de los hechos llegaron cuatro individuos armados, preguntaron por el dueño y cuando nadie les dio respuesta, dispararon a mansalva contra los estadunidenses.

"Eran unos niños que estaban comiendo tacos a un lado del negocio y del lote de autos les ofrecieron unos rines para un carro, por eso fueron ahí", comentaron los familiares de las víctimas.

"Estaban viendo carros cuando llegaron los sicarios y preguntaron por el dueño, como no estaba, dispararon contra mi hijo y sus amigos", dijo el familiar de uno de los adolescentes, cuya identidad se omite por razones de seguridad.

Juan Carlos era estudiante de Radford High School, mientras que César Yalín era alumno distinguido de Tecnológico de Monterrey, campus Juárez, y Carlos Mario González Bermúdez estudiaba en la Cathedral High School de El Paso, Texas.

El triple homicidio ocurrió en el lote de autos ubicado en el bulevar Manuel Gómez Morín y San Antonio el pasado 5 de febrero, y fue uno de los 23 crímenes perpetrados durante el transcurso del primer fin de semana de febrero.