El presidente de Brasil, Michel Temer, justificó este martes ante el pleno de la Asamblea General la destitución de su antecesora, Dilma Rousseff, como parte de un proceso democrático apegado al estado de derecho.

En su primera intervención ante el plenario de la Asamblea General, Temer indicó que Brasil mantiene un compromiso sin adjetivos con la democracia, y que la destitución de Rousseff ocurrió mediante reglas establecidas por el Congreso y por la Suprema Corte nacionales.

“Tal proceso tomó lugar en un respeto absoluto por el orden constitucional. Destituir a un presidente no es ciertamente un asunto trivial en un régimen democrático, pero no hay democracia sin estado de derecho”, afirmó el mandatario brasileño.

Temer, quien de manera oficial asumió la presidencia el pasado 31 de agosto, destacó además que las democracias basadas en el imperio de la ley se basan, justamente, en la aplicación de la legalidad para todos sus ciudadanos, incluidos los más poderosos.

“Y eso se está haciendo en el contexto de un proceso de limpieza del sistema político”, aseveró Temer, quien resaltó la independencia de la rama judicial respecto de las alas ejecutiva y legislativa del gobierno brasileño.

“Las voluntades de los individuos no prevalecen sobre la fuerza de las instituciones, ni sobre la vigilante mirada de una sociedad plural y de una prensa que es completamente libre”, aseguró Temer.

El mandatario sostuvo asimismo que ahora su principal responsabilidad será reiniciar el crecimiento económico del país, sumido en una prolongada recesión, así como ofrecer empleos a los trabajadores brasileños desocupados.

El discurso de Temer contrastó con el que ofreciera el año pasado Rousseff, quien aseveró que confiaba en que el pueblo brasileño evitaría “un retroceso” en la democracia de ese país, en medio de un proceso legislativo que podría desembocar en su destitución.

El presidente brasileño también abordó el tema del terrorismo, la guerra en Siria y felicitó a su homólogo colombiano Juan Manuel Santos por llegar a un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“El reciente acuerdo entre Colombia y las FARC nos permite ver el fin del último conflicto armado de nuestro continente y por ello quiero felicitar al presidente Santos y a todos los colombianos”, destacó Temer, quien dijo que Brasil está dispuesta a contribuir a la paz.

TE RECOMENDAMOS

Barack Obama cena en restaurante mexicano

LO MÁS VISTO EN VIDEO