Una parte de Kiribati, un archipiélago y país insular ubicado en la zona central oeste del océano Pacífico, al noreste de Australia, fue la primera nación en el mundo en recibir el nuevo año.

Kiribati está integrada por un grupo de 33 atolones coralinos y una isla volcánica (Banaba) diseminados en un área de más de tres millones de kilómetros cuadrados. Kiritimati es el atolón más grande del mundo.

Varios miles de personas en Kiritimati, que es mejor conocida como la Isla de Navidad y tiene una población de poco más de cinco mil personas fueron los primeros en recibir el año nuevo 2011.

Otras partes de la línea de Kiribati también acogió con satisfacción el nuevo año, pero no tienen cifras oficiales de población.

Kiribati tiene tres husos horarios, debido a la enorme distancia entre sus atolones de diminutas islas. El más alejado tiene 14 horas de adelanto respecto al GMT.

Oceanía ya celebra el año nuevo

Además del estado insular de Kiribati, otras naciones del Pacífico como Nueva Zelanda, Niue, Fiyi, Tonga y, posteriormente, Australia han sido los primeros en dar la bienvenida al 2011.

Navidad (Christmas o Kiritimati), una de las 33 islas y atolones de esta nación del Pacífico, situada a 232 kilómetros al norte de la línea ecuatorial, fue el primer territorio poblado de la Tierra en recibir el Año Nuevo a las 10.00 GMT.

Una hora después, a las 11.00 GMT, fue el turno de Niue, Islas Salomón, Nueva Zelanda y el reino de Tonga

A pesar de quedar al oeste de Navidad, las islas Samoa serán el último punto del Planeta en despedir el 2010 ya que se encuentran al otro lado de la Línea internacional de cambio de fecha y los relojes locales marcan la madrugada del 31 de diciembre.

En Nueva Zelanda, el Año Nuevo ha sido recibido con fuegos artificiales por miles de personas que han salido a las calles de Wellington y Auckland para ver el mayor espectáculo pirotécnico desde la llegada del Milenio, según dijeron las autoridades.

En la ciudad australiana de Sídney se ha dado la bienvenida a 2011 a las 13.00 GMT con el tradicional y llamativo espectáculo pirotécnico que han observado en las calles más de un millón y medio de ciudadanos, mientras otros muchos millones de espectadores de todo el mundo podían también verlo por televisión.

A media tarde miles de personas ya se habían congregado frente al icónico edificio de la Opera para asistir a un espectáculo en el que se han gastado más de 5 millones de dólares (3,8 millones de euros).

Asia se prepara para recibir al "invitado"

Con los países del Pacífico celebrando el Año Nuevo, los países del sudeste de Asia esperan su turno para unirse a los festejos.

La capital vietnamita Hanoi se añadirá oficialmente por primera vez a las celebraciones por el Año Nuevo con una cuenta atrás y un espectáculo de luces y música delante del emblemático edifico de la Ópera.

Tradicionalmente, Vietnam celebra el año nuevo, el Tet, de acuerdo con el calendario lunar, que este año tendrá lugar el 3 de febrero.

En Bangkok, la cuenta atrás hasta 2011 tendrá como punto central la zona comercial que fue este año el principal escenario de los graves disturbios antigubernamentales.

Mientras, en Filipinas unas 245 personas sufrieron heridas y quemaduras provocadas por la explosión de petardos y artículos de pirotecnia en las horas previas a la llegada del Año Nuevo.