De acuerdo con documentos de inteligencia federal, "La Familia" se parece mucho al grupo religioso formado por el personaje bíblico de Jesucristo y sus "12 Apóstoles", publicó Reforma.

En informes de seguridad, se detalla que este grupo delincuencial es sui géneris, pues los líderes son como pastores "que protegen y dirigen a rebaños".

A diferencia de otras bandas del narco, "La Familia" evangeliza a sus integrantes, los rescata de los centros de rehabilitación contra las drogas y les da trabajo y alecciona para estar a "muerte" con la causa social que persiguen.

Por ejemplo, Servando Gómez Martínez, "La Tuta", uno de los líderes de esta agrupación pide a sus seguidores seguir la lucha para proteger el bienestar de los michoacanos, según audios transmitidos este miércoles luego de la incursión de las fuerzas federales en Apatzingán, donde habría muerto Nazario Moreno, "El Chayo", el guía espiritual.

Tienen prohibido consumir drogas, beber alcohol o conducir a exceso de velocidad. Están obligados a comportarse con humildad y respetar a los ciudadanos. Nada de violencia contra mujeres y niños, pues los castigos son severos. Buscan sacar del rezago a su gente y protegerlos de agentes externos, sean rivales o fuerzas federales.

Sin embargo, son enviados a la sierra de tres a seis meses a un "retiro de sangre", donde son capacitados para torturar, ejecutar y destazar a sus víctimas. El objetivo, dicen algunos de los detenidos pertenecientes a la banda, es que le "pierdan el miedo a la sangre". Así de contradictoria es "La Familia".

"Los 12 Apóstoles"

Los informes del gobierno federal apuntan a que "La Familia Michoacana" tiene una cúpula de 12 mandos superiores (apóstoles) y un brazo operativo que encabeza Jesús Méndez Vargas, "El Chango Méndez", quienes toman las decisiones del grupo.

Según las investigaciones, además del tráfico de cocaína, manejan inversiones legales, poseen "representaciones" artísticas y cuentan con un grupo jurídico que los protege. El dinero que obtienen les ha permitido entrar a actividades económicas en Michoacán, como compraventa de tractores y herramientas para campo, y empresas de mensajería, transporte, mueblerías y aire acondicionado.

El consejo emula a Jesús y sus "12 apóstoles", pues la docena de jefes que integran la asamblea gira alrededor de "El Chango Méndez", quien tras la muerte de "El Chayo", quedó con el control de la organización, aunque los informes apuntan que fue quien llevó siempre el control de "La Familia".

Nazario Moreno González, "El Chayo" o "El Doctor", a quien se le atribuye la fundación y número uno de la organización, siempre fue el guía espiritual, pero Jesús Méndez controlaba a los sicarios y era el capo de mayor relevancia por los contactos que tiene con otros líderes del narco, como Jorge Eduardo Costilla, "El Coss", jefe del Cártel del Golfo.

Ignacio Rentería Farías, "El Franky"; Jesús Méndez junior, supuesto hijo de "El Chango"; Gustavo Malfavón, "El Tavo"; Javier Barragán, "El Borrado"; Alfonso Morales, "La Moraleja"; Sergio Pérez, "Checo", y Javier Suárez, Godofredo, Miguel, José, Refugio y Francisco conforman el séquito de "La Familia".

Respecto a Servando Gómez, "La Tuta", uno de los cabecillas a quienes más relevancia le da el gobierno, no aparece entre los "12 apóstoles". En cuanto al bufet jurídico que protege a la organización, muchos de los abogados son levantados o incluso ejecutados.