La crisis que vive Venezuela afecta a todos, incluso a aquellos seres humanos que apenas llegan al mundo: los recién nacidos.