Luego de informar que Sandra Ávila Beltrán, "La Reina del Pacífico", declarará este viernes ante las autoridades por el tratamiento estético que recibió en la cárcel femenil de Santa Martha, el procurador capitalino Miguel Ángel Mancera dijo que se permitió el ingreso de personal médico porque era para aplicar una vacuna a la detenida, publicó El Universal.

El abogado de la ciudad informó que según los reportes y oficios del centro penitenciario el médico iría a inocularle una sustancia pentavalente y también a realizarle un electrocardiograma, acciones que no ocurrieron, y lo único que hizo fue aplicarle botox.

"No se trata de que la señora hubiera cometido un delito directo por quererse hacer una intervención quirúrgica sino lo que estamos investigando es la actuación de los servidores públicos que falsearon la información y dijeron que élla se iba a hacer un electrocardiograma cuando era otro el objetivo", apuntó.

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) agregó que de los testimonios recabados al momento se sabe incluso que la intención original no sólo era inyectar botox a la interna, sino practicarle una cirugía mayor con el apoyo de un médico externo.

"Varias personas nos reiteran de que si se había platicado el tema de que pudiera realizársele una intervención como alguna especie de liposucción", aunque al final el procedimiento mayor no fue llevada a cabo.

En este contexto indicó que se realizará mañana la diligencia ministerial en Santa Martha Acatitla, la cual no consitirá sólo en la declaración de la interna, sino también permitirá recabar pruebas documentales , entre ellos los registros de visita, y técnicas, como los videos del penal del día en que ocurrió el hecho, para integrarlo a la indagatoria.

Ávila Beltrán está recluida por delitos de delincuencia organizada. La DEA la fichó por ser una figura clave en el trasiego de droga de Colombia hacia Estados Unidos. Fue detenida en la Ciudad de México el 28 de septiembre de 2007.

En diciembre del año pasado, un juez federal absolvió a "La Reina del Pacífico" y a Juan Diego Espinoza, "El Tigre", presunto narco colombiano, de los cargos de narcotráfico y delincuencia organizada, aunque sigue encarcelada por el proceso de extradición interpuesto por EU.