La tregua de una semana en Siria mediada por Estados Unidos y Rusia estaba en duda el lunes en medio de reiteradas infracciones y sin que se hubieran iniciado las entregas de ayuda humanitaria a zonas rebeldes sitiadas en la ciudad norteña de Alepo, un punto clave del acuerdo.

La incertidumbre arrojaba dudas sobre el plan de Washington y Moscú para establecer un centro de coordinación que planeara los ataques contra milicianos islamistas en el país.

Ambas partes, que mediaron el acuerdo del cese el fuego este mes, habían dicho que si la tregua aguantaba una semana podría verse seguida por la creación de un Centro Conjunto de Aplicación para que los dos países coordinen sus ataques al grupo extremista Estado islámico y milicianos vinculados a Al Qaeda.

TE RECOMENDAMOS: 

Ahmad Khan Rahami presunto culpable de explosión en Manhattan

​​París: recuerdan a mexicanas muertas en atentados

Conforme se acumulaban las infracciones, un destacado opositor declaró que el alto el fuego estaba "clínicamente muerto" y añadió que las fuerzas del gobierno lo han incumplido en todo el país.

Por su parte, el ejército Sirio, que expresó su apoyo al plan de Rusia y Estados Unidos, había dicho en un comunicado que el cese de hostilidades terminaría a la medianoche del domingo. Damasco no anunció ninguna ampliación del plazo.

El domingo, zonas rebeldes en Alepo sufrieron ataques aéreos por primera vez desde que entró en vigor el acuerdo. Una mujer murió y varias personas resultaron heridas en el bombardeo, según activistas de oposición. Al menos ocho personas murieron en el pueblo sureño de Dael por un ataque de helicóptero, según activistas.

No estaba claro quién había realizado esos ataques.

La oposición informó el lunes de 254 violaciones al alto el fuego cometidas por las fuerzas del gobierno y sus aliados desde que la tregua comenzó el 12 de septiembre, mientras que los medios estatales informaron de 32 infracciones de los rebeldes solamente el domingo.

La tregua ha sido incumplida de forma reiterada y no alcanzó su objetivo principal de abrir las carreteras para llevar ayuda humanitaria a zonas rebeldes, indicó el lunes a Associated Press George Sabra, del opositor Comité de Altas Negociaciones.

"Cientos de miles de personas en Alepo esperan a que esta tregua permita la entrada de ayuda en la ciudad", dijo, añadiendo que aún había camiones de ayuda esperando en la frontera entre Turquía y Siria. "Creo que la tregua está clínicamente muerta".

En Turquía, el presidente anunció el lunes una nueva ofensiva de tropas turcas y rebeldes sirios para capturar una ciudad controlada por el grupo extremista Estado Islámico.

Fuerzas de oposición sirias respaldadas por tropas y tanques turcos están decididas a avanzar hacia al-Bab para despejar la región de amenazas terroristas, dijo Recep Tayyip Erdogan.

La ofensiva durará hasta que la zona "ya no sea una amenaza" para Turquía, añadió.

Los tanques turcos cruzaron por primera vez la frontera con siria el mes pasado para ayudar a expulsar a milicianos del grupo EI de una región y contener la expansión de una milicia curda siria.

 

LO MÁS VISO DE PUBLIMETRO TV