Son dos y a veces tres, pero siempre interpretan música “pop” en la Línea 3 del Metro, entre las estaciones Eugenia y Copilco. Son Jenny, Jackie y, a veces Ale. Ahora, gracias a Youtube, son bien conocidas en el Metro y entre los cibernautas mexicanos. 

“Lo que no entiendo es… ¿cómo pasó?”, se pregunta Jenny tras enterarse de que su video tiene más de 50 mil visitas en Youtube. “Está loco, en dos meses tenía sólo 200...”, agrega.

Ella, Jackie y Ale, mejor conocidas en Facebook como “Las chicas Gaga del Metro”, protagonizan dos videos en los que interpretan “Bad Romance”, de Lady Gaga. Grabados hace dos meses en la línea tres del metro de la ciudad de México, han logrado que las reconozcan en la calle.

Es en los primeros dos vagones del metro, así como en el último, donde prefieren cantar. Ahí tienen menos problemas con los ambulantes, quienes les han cuestionado en varias ocasiones quién las dejó cantar.

“¡Vente, vente, vente! Que aquí están todos”, apresura Jenny a sus amigas tras bajar al andén mientras evitan ser vistas por los vagoneros. Por eso sólo viajan entre las estaciones Eugenia y Copilco, además de que aseguran ya estar acostumbradas a esa línea.

Jenny canta desde hace dos años, cuando dejó su empleo en un restaurante. Como ella, existen a nivel nacional más de medio millón de jóvenes desempleados entre los 20 y los 24 años. Su hermana Jackie la acompaña desde hace un año para obtener un poco de dinero. Alejandra se unió hace apenas tres meses.

“Como Ale es fan de Lady Gaga, nos pidió echarse un palomazo con nosotras después de escucharnos cantar; desde entonces las acompaña cuando puede”, dice Jackie.

Pero no sólo interpretan a Lady Gaga, su repertorio es amplio: Beyonce, Christina Aguilera, The Cranberries, No Doubt, Katy Perry y Selena. Al terminar, la voz de Jenny se alza esperando que haya gustado la canción y advirtiendo que si alguien desea cooperar con una moneda, lo agradecerán. Al final, las tres les desean a los usuarios una buena tarde.

“Estamos haciendo algo que nos gusta”, afirma Jenny, cuando se le formulan algunas de las preguntas que han recibido en Youtube. Algunos preguntan dónde están, con la esperanza de encontrarlas durante el traslado, otros opinan, por diversos motivos, que no deberían de hacerlo.

“Es algo honrado”, agrega Alejandra, al tiempo que reconoce que el mejor cumplido que ha recibido fue la pregunta de si “era de cooperacha” o si era un performance artístico lo que habían realizado.