Elementos del Ejército Mexicano, peritos antibombas de la Procuraduría de Justicia estatal, el cuerpo de Bomberos de Nuevo León y Protección Civil acordonaron un perímetro de 300 metros y decidieron también desalojar a los empleados de los edificios aledaños.

Hasta las 12:00 horas, soldados, peritos y personal de Protección Civil se encontraba buscando el aparato explosivo en el edificio de Justicia ubicado en la calle Juan Ignacio Ramón a la altura de la calle Zaragoza y Escobedo en el centro de Monterrey.

Jorge Luis Mancillas, presidente del Tribunal explicó esta mañana una persona de Seguridad Pública les avisó que había una amenaza de bomba, por lo que tendrían que desalojar el edificio.

“Se recibió la llamada al C4 de San Pedro alrededor de las 08:00 horas y dijeron que evacuarán el edificio, estamos esperando las instrucciones”, explicó Mancilla.