Una maestra estadounidense decidió donar un riñón a uno de sus exalumnos y lo que la motivó fueron los buenos recuerdos que ella tenía de él.