Luego de que la presa Endhó rebasara su capacidad ante escurrimientos de agua del Valle de México y Tula y la Conagua decidiera abrir sus compuertas, Protección Civil de Hidalgo se mantiene en alerta ante las fuertes lluvias que se registran en la entidad.

Miguel García Conde, director de Protección Civil, informó que algunas comunidades reportan incidencias menores por las lluvias generadas por la onda tropical número ocho.

“Seguirán algunas complicaciones, ya que el subsuelo se encuentra saturado de humedad y los embalses se encuentran en niveles altos, por lo que las autoridades nos mantendremos al pendiente de las precipitaciones que se esperan para el fin de semana”, informó.

“En San Felipe Orizatlán cerca de 100 familias que están en la parte baja del río, estamos en alerta permanente, pues ha entrado un poco de agua a las viviendas y se están haciendo las labores de limpieza”, afirmó.

García Conde explicó que se mantiene una vigilancia especial en Huejutla, por el crecimiento en el nivel de ríos.

A fines del mes pasado, los remantes de la tormenta tropical Arlene dejaron en Hidalgo cinco personas muertas, mil evacuados de zonas de alto riesgo y un centenar de derrumbes sobre carreteras.