Entre las empresas y consumidores, la época navideña llegó con campañas publicitarias y ventas que enamoran el olfato o endulzan el oído del público a través del marketing sensorial.

Se trata de una serie de técnicas que emplean aromas, como a galletas recién horneadas, café, platillos decembrinos o música que evoca las mejores vacaciones en la playa, con aroma a coco o bronceador, que aumentan más de 40% las ventas.

“No es lo mismo entrar a una panadería y oler a piso trapeado, que cruzar la puer­ta y percibir un aroma a pan recién horneado que estimula la memoria y refuerza tu necesidad de consumo, aunque en el lugar nunca se haya cocinado un biscocho.

“Ofrecer una experiencia única a los clientes es la parte más importante del marketing sensorial”, señaló”, Jacobo Jafif, director de Basha, una empresa especializada en dicha materia.

Explicó que la memoria es olfativa en 80%, por lo cual los aromas pueden jugar un papel crucial en las estrategias actuales de publicidad y ventas, ya que otorgan una personalidad a las marcas y empresas, que serán recordadas cada vez que haya un estímulo –olfativo, visual o musical– en el ambiente.

Para ello, refirió Jafif, las empresas dedicadas al marketing sensorial hacen un perfil de la compañía, lo que quiere proyectar, el target al que se dirige y el tipo de experiencia que se pretende lograr.

Incluso, apuntó, dichos estímulos sirven para hacer que los clientes agilicen sus compras, disfruten la sobremesa en un restaurante o, de plano, se vayan, a través de un beat de música o tipo de ambiente determinado, que terminan por cansarlos y obligarlos a irse.

Puntos clave
¿Qué es el marketing sensorial?

• Conjunto de técnicas que provocan una experiencia única, que mueva al públi­co a consumir productos o a incrementar el conocimiento de una marca.

• Para tal efecto, los especialistas del ramo estimulan los sentidos con el objetivo de que los clientes olfateen, escuchen, toquen y sientan la personalidad de un producto o empresa.

Experiencia de consumo
La empresa española Musicam explicó que el marketing sensorial res­pon­de a la necesidad de estimular la memoria y preferencia de los clientes.

• No importa el giro del negocio o la marca. Las tiendas de moda, bancos, balnearios, cines, gimnasios, supermercados y hasta los despacho legales recurren a dicha técnica para llegar a los consumidores a través de los sentidos.

• El objetivo central es atraer y seducir al usuario, animándole a volver a realizar compras y, además, divulgarlas a sus conocidos.

• Lo esencial es brindar una experiencia agradable que satisfaga las necesidades del cliente. Es ahí don­de el olfato, el oído y la vista pueden resultar determinantes.

• Las marcas son conscientes de que para vender no es suficiente ofrecer buenos productos o servicios, sino que hay que cuidar la manera en la que se presentan ante el público.