Aunque su carrera la ha dedicado a la actuación, Mario Loría inició la semana pasada una nueva etapa en el programa Farándula 40, sin embargo, no es un conductor improvisado.

“Digamos que no se me hace del todo ajeno. Estudié Comunicaciones antes que actuación, fue mi primera carrera, de hecho, y ahí fue cuando empecé a hacer teatro, y es por eso que me dediqué a la actuación, porque me gustó mucho más que la comunicación”, dijo.

En entrevista con Publimetro, el actor confiesa por qué aceptó la propuesta de unirse al Canal 40.

“Lo que más me gustó es que se hablara, por fin, seriamente, de la televisión, teatro, cine, y además, me pareció una buena idea que el programa fuera con Horacio, porque tiene un humor ácido, y es algo de lo que yo también padezco, entonces para mí era una cosa buena, porque eso va a romper con el tono tan serio que tenía el canal ”, expresó.

El actor, quien también participa en la obra Todos eran mis hijos, habla de la polémica que se desató en la primera emisión, ya que, en plena transmisión en vivo, destruyeron el más reciente disco de Anahí.

“En el programa, hablamos bien de un disco, y mal de otro, y del que hablamos mal fue el de Anahí, entonces la forma en la que lo definimos y la forma en la que yo, en particular, me comporté con el disco a la gente no le gustó, y mucho menos a los fans de Anahí, pero no dijimos nada que no fuera cierto, nada de lo que dijimos carece de bases, todo está previamente estudiado”, aclaró Loría.