No solo los hombres acaban con animales en masa: a veces, la misma naturaleza se encarga de eso. Y en el Parque Nacional de Hardangervidda, Noruega, murieron más 300 renos alcanzados por un rayo. 

En el área viven 10 mil animales de esta especie. Los renos muertos, que en total suman 323, fueron hallados el viernes por un guardabosques en la meseta del parque. 

AFP

Foto:

Asimismo, La Agencia Ambiental de Noruega mostró las terribles imágenes de los cadáveres de los renos desparramados en una zona pequeña de la meseta del Parque Nacional. Entre los 323 animales muertos, también perecieron 70 becerros en una tormenta eléctrica que tuvo lugar el viernes pasado. 

AFP

Foto:

Por supuesto, ante tal cantidad de animales muertos, las autoridades del lugar manifestaron su estupefacción. "Es algo que no sucede a menudo. No habíamos visto algo jamás, a una escala tan grande", afirmaron. 

AFP

Foto:

Kiartan Knutsen, funcionario de la Dirección noruega de medio ambiente, explicó que al existir mal tiempo, los animales se agrupan. De esta manera, los renos que se juntaron fueron alcanzados por un rayo que los fulminó al instante. 

Asimismo, el vocero explicó que la muerte de especies de fauna silvestre por rayos es algo frecuente, pero no a tal escala, reportó el periódico británico "The Telegraph".

¿Qué hacer y qué no hacer cuando hay una tormenta eléctrica? 

Según la APAF de Madrid (Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid), jamás se debe correr a campo abierto con ropa mojada, tener aparatos electrónicos prendidos y cargar con objetos de metal. Asimismo, hay que evitar lugares altos como mesetas o montañas.

Se debe evitar también cualquier excursión si el cielo se oscurece, si se ven relámpagos, si el viento arrecia y si se escuchan truenos. Hay que refugiarse a un lugar seguro. También hay que refugiarse en lugares que no sean propensos a inundarse. 

Tampoco es buena idea refugiarse bajo un árbol o una roca. El árbol, por su humedad y verticalidad, aumenta la intensidad del rayo. Un bosque, sin embargo, es mejor refugio. Hay que colocarse debajo de un árbol de menor altura. Las tiendas de campaña tampoco son seguras, así como los campos abiertos.